20 catástrofes de construcción que quedaron sin castigo

En los últimos años, se han levantado tantos edificios en nuestros países que muchos de ellos presentan serios errores de planificación. Si bien estas metidas de pata generan un gran asombro, lo que a nadie le cabe en la cabeza es por qué nadie las ha reemplazado o retirado.

No solo en edificios de propiedad estatal, como las óperas o los aeropuertos, podemos encontrar cosas muy mal hechas, también muchas casas familiares han sido afectadas por estos errores garrafales. A veces uno ya no sabe si reír o llorar, como en las siguientes 20 imágenes.

1. Para usar este baño se requiere flexibilidad en las extremidades.

2. Un par de centímetros habrían supuesto el éxito.

3. El presupuesto para esta rampa se agotó antes de concluir los últimos centímetros.

4. ¿Construyeron la escalera primero y luego colocaron una columna para estorbar el paso, o sucedió al revés?

5. Recomendamos esta solución a quien hizo el baño de la foto n.º 1.

6. Si no cabe por las buenas, entonces por las malas.

7. Hay alguien en el piso de abajo esperando a que abran una puerta para poder disfrutar de su balcón.

8. “Solo se permite la entrada a la zona cuando la barrera esté subida”.

9. En caso de incendio, al menos puedes ducharte gratis.

10. Menos mal que alguien cerró el portón.

11. El concepto de privacidad está sobrevalorado.

12. Tarde o temprano cambiarán de lugar la rejilla de la ventilación.

13. La falta de lavabo ya es un asunto serio, pero que el agua simplemente fluya por los alrededores, es todavía peor.

14. Todo hotel debe contar con un vestíbulo muy acogedor… y accesible.

15. Hay gente que nunca está satisfecha con solo una o dos de estas cosas.

16. La puerta puede ser usada de reposabrazos al mismo tiempo.

17. Con los arbustos, tal vez querían ocultar que estas escaleras conducían a ninguna parte.

18. Mientras el ventilador siga girando…

19. Hasta el momento, el propietario no ha encontrado ninguna puerta que se adapte a sus gustos.

20. Sea lo que sea, por lo menos cuenta con acceso para discapacitados.

Ni siquiera sabemos quiénes han cometido estos pecados de construcción, o quiénes los dejaron irse sin enmendar sus culpas. Especialmente a los que se ensañaron con los inodoros.