7 inteligentes trucos para usar gomas elásticas en el día a día

Todos tenemos en casa: ¡gomas elásticas! Ya sea amontonadas en un cajón, metidas dentro de un frasco de vidrio o en otro lugar, siempre se nos olvida su existencia. Esto sucede porque la mayoría no sabe lo prácticos que son en realidad estos flexibles objetos. ¡Mira a continuación cuántos problemas de la vida diaria nos pueden resolver!

1. Cierre de los pantalones

¿Comiste demasiado y ya no te cierran los pantalones? No hay problema: pasa una goma elástica hasta la mitad a través del ojal del pantalón. Mételo ahora por el otro extremo de la goma elástica hasta formar un lazo, como ves en la foto. Mete el botón a través del lazo para poder sostener tus pantalones y que no se te caigan.

Ahora solo necesitas usar una camiseta lo suficientemente larga como para que nadie se dé cuenta de tu pequeño truco.

2. Sostenedor de celulares

¿Quieres mirar un video en el celular, pero no tienes ninguna mano libre como para sostenerlo? Si hay una botella cerca tuyo, entonces tienes la vida resulta: une dos gomas elásticas (como se puede apreciar en la siguiente fotografía) y tensa uno de los lados sobre el lado derecho o izquierdo de la parte de adelante del teléfono.

Sostén la pantalla hacia adelante usando la botella y tensa los elásticos alrededor de la misma hasta el otro lado del teléfono. Fíjalo con ayuda de las gomas. Ahora ya tienes lista tu propia “torre de televisión”.

3. Estilar pinceles o brochas

Sobre todo cuando usamos brochas gruesas para pintar es un poco engorroso tener que quitar el exceso de pintura con el borde del recipiente. Además, es fácil manchar cosas si lo hacemos así. En vez de eso, usa una goma elástica grande y fuerte para ponerla en el centro de la parte inferior y superior.

Ahora puedes reducir fácilmente la cantidad de pintura sobrante de tus brochas o pinceles.

4. Sostenedor de cucharas

¿Quieres dejar una cuchara en el borde de la olla, pero siempre se hunde? Para este problema existe una solución muy sencilla: envuelve una goma elástica en la punta de la cuchara y así podrás dejarla sin problemas posada en el borde de cualquier olla, porque ya no se deslizará.

5. Antideslizante

Algunos colgadores de ropa están tan mal hechos que, de hecho, nada permanece jamás colgado en ellos. Para evitar que la tela se deslice por la percha, podemos enrollar una goma elástica a cada lado de ella. Si lo pruebas, veras cómo tu ropa no se volverá a caer.

6. Abridor

Este truco es válido para cualquier tapa rosca y es tan genial como sencillo: si una tapa está demasiado apretada y se te hace difícil o imposible abrirla, inténtalo nuevamente después de enrollar una goma elástica alrededor. Gracias a ella debería hacerse mucho más fácil de abrir.

7. Goma de borrar

No necesitas una goma de borrar cuando estás dibujando o escribiendo alguna nota y cometes un error. Simplemente enróllate una goma elástica en el dedo y utilízala como goma de borrar: eliminará los restos de lápiz fácilmente del papel.

Nuevamente un objeto que ignoramos en el día a día demuestra tener un potencial oculto muy subestimado. ¿Se te ocurren más posibilidades para usar estos insignificantes anillitos?