Aprende a calmar los berrinches de tu hijo en tan sólo 5 pasos lo mejor de la web

No es fácil calmar una pataleta. Sobretodo si estás en la calle y todo el mundo mirándote como el peor papá o mamá porque el niño no para de llorar.

Pero ahora una madre comprobó que se pueden controlar reaccionando de la manera más calmada posible y no exasperada. Lo importante es saber conservar la calma en una situación de esta naturaleza, de otra forma sería cada vez peor para ella y para el pequeño´. El problema crecía en vez de disminuir.

Por eso es que quiso compartir un método que le ha permitido mantener a su hijo controlado en ese aspecto. Se dio cuenta que podría ayudar a muchas madres a tratar de solventar el problema sin perder el control y enfrentar la situación con paciencia.

CON ESTOS 5 PASOS PODRÁS CALMAR UN BERRINCHE

Estos pasos fueron creados por una madre desde el instinto y lo maternal así que intenta probarlos y ver qué tal te resultan:

1. RESPIRA Y MANTÉN LA CALMA

Primero debes respirar profundamente para que así logres mantener la calma y poder darle una explicación objetiva a tu hijo del porqué de las cosas.

Sin paciencia es muy probable que tu respuesta frente a sus berrinches serán más gritos y regaños. Cuando estás enfadada es muy poco probable que puedas solucionar el problema con claridad, todo lo contrario, sólo empeora. Ambos estará en un estrés desagradable e sin poder comunicarse correctamente.

2. DALE UNA EXPLICACIÓN CLARA

Cuando le explicas a tu hijo con cariño y firmeza el motivo por el que no se le puede cumplir sus deseos puedes lograr un avance. Es importante que le aclares que con ese tipo de conductas no logrará nada y no obtendrá lo que quiere.

Por lo general funciona, pero el objetivo es crear un vínculo de comunicación entre padres e hijos. Si la situación se sale de control deberás pasar al siguiente punto.

3. LEVÁNTALO Y ABRÁZALO

Para controlar a tu hijo en estas situaciones, como cuando se tira al suelo y patalea, lo recomendable es levantarlo con firmeza y con mucho cuidado. Trata de abrazarlo por un momento para que sienta tranquilidad. Esto puede ayudar para que puedas darle una buena explicación. Se recomienda siempre que sea por una razón válida el motivo por el que no se le puede cumplir sus exigencias.

Tienes que tener claro que un berrinche o gritos de tu hijo no tienen poder sobre ti. Puedes ignorarlo unos minutos para que sienta que no tiene control cuando tiene este tipo de conductas.

4. CREA UNA DISTRACCIÓN

Si crees que tu hijo empezará un berrinche, trata de que se enfoque en otra cosa. Por ejemplo, llevar algunos juguetes en la cartera para poder controlarlo o conversar de otra cosa como le fue en la escuela, sobre sus compañeros o contarle un chiste. Lo que te ayude a desviar su atención de aquello que quiere.

Algunas madres perciben cuándo su hijo tendrá un berrinche, así que pueden usar esta técnica con mucho éxito. Por lo general los niños son de atención corta por lo que es fácil que la desvíen fácilmente.

5. HABLA DE NUEVO

Es fácil perder la paciencia en estas situaciones, pero no es la mejor forma de educarlos. Cuesta mucho llegar a un punto de calma y serenidad pero no por eso es imposible. Cuando haya parado de llorar, puedes volver a conversar calmadamente en casa y a solas. Es importante que busques la manera que entienda y comprenda que lo que hizo estuvo mal.

Hablar el tema permite poder escuchar qué siente y qué piensa y poner mucha atención a sus expresiones. Deja en claro que no podemos permitir que esto se vuelva a repetir.

No importa la edad, no debes subestimar el entendimiento de tu hijo, por eso no temas darle razones siempre que sean razonables. Así será más rápido que deje de hacer berrinches.

Esto ayudará a que el niño aprenda a ser más tolerante y cuando crezca sabrá comunicarse con los demás sin perder la paciencia.