Ayúdalo a dejar el pañal en solo 3 días con estos increíbles trucos

Que un bebé deje el pañal es quizás uno de los mayores retos de los padres, ya que hasta ahora no se ha conseguido ningún método correcto para llevar a cabo el proceso. Requiere mucha paciencia, determinación y sobre todo amor.

Pero si tomas en cuenta los siguientes consejos, ayudarlo a dejar el pañal será mucho más rápido y fácil.

Si tomamos en cuenta que no le costó nada acostumbrarse al pañal, entonces tendremos que suponer que tampoco le costará que lo deje. Pero también es importante tener en cuenta que nosotros lo hemos convertido en un hábito y el niño no conoce otra manera de sobrevivir en estos casos.

Según los especialistas y la experiencia de algunos padres, sí es posible enseñarle a dejar el pañal en unos días. Esto se basa en la aplicación de técnicas dirigidas a enfocar los elementos cognitivos que prevalecen en esta etapa.

El método es rápido, pero no garantiza totalmente que el niño aprenda a ir al baño solo, ya que hará sus necesidades, pero fuera de lugar. Es un proceso que se ejecuta paso a paso, por lo que requiere de todo el interés y dedicación de la familia.

Ir al baño solo requiere de mucha más independencia que utilizar el pañal. Entrar al baño, bajarse la ropa, sentarse y todas las acciones subsecuentes, requieren una práctica de varios meses, pero se logran sobre la marcha.

Tres días para dejar el pañal

Aunque el método sea efectivo, no es apto para cualquier familia, ya que consiste en tener al pequeño desnudo de la cintura para abajo. Si se logra que en tres días el niño aprenda la bases para dejar el pañal, se está comenzando un proceso que es continuo y permanente para que sea efectivo.

Algunos consejos útiles para lograr éxito

Los padres deben prepararse los próximos tres días por completo a este trabajo, deben concentrarse en el propósito y asegurarse de que tendrán el tiempo necesario para hacerlo.

Deben eliminar la tensión que pueda producir, ya que son más efectivos los estímulos positivos. Momentos divertidos, gratificaciones, juegos, bailes y risas.

Los especialistas recomiendan que no exista retroceso una vez que se haya tomado la determinación. Esto es para que el aprendizaje tenga efecto, que sea un proceso constante, donde toda la familia se involucre.

Deben hacer todo lo posible por eliminar los miedos, ya que es normal que no se comprenda a qué se están enfrentando y cómo actuar en estos casos.

Día 1

El niño debe estar todo el día sin pañal o calzón, para estar vigilando e identificar cuándo siente la necesidad de orinar o defecar. Al principio lo hará en cualquier lugar, por eso hay que estar listo para llevarlo al baño.

Parte del proceso implica que toda la familia beba abundante líquido para que vayan continuamente al baño. Los padres pueden llevar al niño consigo cuando tengan la necesidad.

Celebra sus pequeños logros y no lo reproches cuando no muestre evolución, pero indícale que debe mejorar. Que te ayude a limpiar sus desechos puede ser efectivo.

Invítalo al baño antes de dormir y asegúrate de poner el pañal solo cuando esté dormido.

Día 2

Se repite la misma rutina del día uno, pero se planifica una salida familiar. La idea es que antes el niño pueda usar el baño, justo en el momento antes de salir. Para mayores beneficios, puede ser repetido para la familia.

El propósito es que aguante sin orinar hasta que llegue a casa, no debería llevar pañal ni ropa interior, tan solo un pantalón lo suficientemente holgado para que esté cómodo. Lleva un cambio de ropa por si ocurre un accidente.

Día 3

Repetir la rutina del día 1 y 2, pero esta vez se harán dos paseos. La intención es que el niño relacione la salida con la necesidad de usar el baño, antes de salir orinar, hasta regresar.

Se recomienda que se lleve la bacinica, porque podremos ocuparla fuera de casa. No se aconseja que salgan en auto, no muy lejos o por mucho tiempo, ya que se trata de un paseo de entretenimiento sin presiones.