CASARSE es MALO para la SALUD, según la ciencia

Un estudio confirma que el matrimonio tiene efectos negativos para la salud de los cónyuges. ¡Te los contamos!

ANTES DE DECIR ”SÍ QUIERO” PIÉNSATELO

Si estás pensando en casarte, ¡respira profundamente antes de ponerte a organizar el evento! El motivo no es otro que un último estudio científico que asegura que el matrimonio tiene efectos negativos para la salud de las personas que lo contraen.

Según la ciencia moderna, debes evitar ser el protagonista de una boda si quieres ser feliz y estar sano.

¡Te lo explicamos con todo lujo de detalles!

LO DICE LA CIENCIA

Desde la Universidad de Ohio lo dejan muy claro: para las parejas casadas de hoy en día el matrimonio es una fuente de conflicto que afecta a nuestra salud.

Según Dmitry Tumin, sociólogo del centro, actualmente existe mayor dificultad para conciliar la vida familiar con la laboral puesto que cada vez queremos destacar más en cada ámbito. Hechos que generan en cada cónyuge situaciones de estrés y ansiedad que afectan a su organismo y a la pareja.

INDEPENDENCIA ECONÓMICA

Este es otro punto importante porque en estos años las mujeres nos hemos liberado de la dependencia económica de nuestros maridos puesto que en tiempos pasados nos quedábamos en casa. Ahora nosotras tenemos la sartén por el mango y no necesitamos de nadie para abastecernos.

Sin embargo, dentro de un binomio amoroso (y aunque nos duela asumirlo) en ocasiones que las mujeres tengan sus propios recursos genera situaciones de estrés dentro del matrimonio sobretodo si ellas ganan más que los hombres.

EL AMOR ENGORDA

No, no es un farol. Cada vez son más los estudios y las investigaciones que lo confirman hasta un punto que comienza a ser preocupante. La ansiedad y la convivencia en el matrimonio conlleva a situaciones de sobrepeso y problemas cardiovasculares asociados. Lo mejor para solventar este problema es darse caprichos de vez en cuando pero no entrar en una situación de comodidad todos los días.

Asimismo, el matrimonio no es compatible con la felicidad ya que la monogamia no nos vuelve dichosos. Richard J. Davidson, el principal autor de estudio, asegura el número de años de casamiento es proporcional al incremento de la depresión de las que se han dicho ”te quiero”.