Cinco maravillosos trucos para remover la suciedad de la estufa, con ingredientes naturales…

La limpieza de los componentes de la cocina es un punto de primera plana en la lista de quehaceres de las amas de casa, un punto muchas veces causante de dolores de cabeza… Y no es para menos. Con cada preparación de alimentos, cada vez se torna más difícil limpiar la vieja suciedad…

Por esta razón, y en aras de facilitarte el trabajo, nuestra editorial desea mostrarte una manera rápida y fácil de limpiar cualquier tipo de superficie, sin utilizar costosos agentes de limpieza o duras esponjas metálicas. Esperamos que estos sencillos trucos te sean de gran utilidad.

CÓMO LIMPIAR LA SUCIEDAD DE LA ESTUFA

1. Vinagre

Usando una pistola rociadora, rocía el vinagre en la superficie de la placa, y déjela durante 20 minutos. Luego, retira suavemente el vinagre con una esponja húmeda. Si necesitas limpiar una losa muy sucia, polvorea la superficie con soda, y luego rocíale el vinagre. Dale a la mezcla de limpieza de 15 a 30 minutos. y retírala suavemente con una toalla de papel o una esponja húmeda.

2. Toallas

Polvorea la superficie de la olla con bicarbonato de sodio. Luego, coloca una toalla empapada en agua tibia y jabón, y apriétala bien. Cubre el plato con toallas húmedas y déjelo todo por 15 minutos. Limpia la estufa de la suciedad con una esponja húmeda.

3. Aceite vegetal

El aceite vegetal también es un agente contra la suciedad. Empapa las toallas de papel con aceite de oliva o aceite de girasol, y limpia las superficies contaminadas. Retira la grasa restante de la estufa con una esponja húmeda habitual, y detergente para lavavajillas.

4. Soda y peróxido

Vierte en una fuente la soda y el peróxido de hidrógeno al 25%. Revuelve constantemente. Distribuye uniformemente la masa resultante sobre la superficie contaminada de la losa, y déjela por 15 minutos. Luego, limpia el plato con una esponja húmeda o una toalla de papel.

5. Limón con sal

Vierte sobre la suciedad un poco de jugo de limón y sal, y deja actuar por 5-10 minutos. Luego, retíralo todo de la superficie del plato con una esponja húmeda.

Para proteger la piel de sus manos del daño, la irritación y las reacciones alérgicas, te recomendamos que uses guantes de goma. Con la ayuda de estos métodos, tu cocina siempre estará limpia y brillante. ¡Comparte esta útil información con tus amigos de las redes sociales!