Cómo detener la rabieta de cualquier niño con la frase de Neuberger

Hay muchos niños que, con sus repentinas rabietas, consiguen poner de los nervios a sus padres. Existen varias tácticas para que los padres detengan ese comportamiento del niño.

Una madre ha encontrado uno de los trucos más eficaces para enfrentarse a un berrinche de un niño de preescolar. Debes preguntarle: “¿Se trata de un gran problema, un problema mediano o un problema pequeño?”

Aprendió esta frase de Sally Neuberger, una psicóloga a la que consultó cuando su hija tenía problemas en la guardería. “Entre los muchos consejos que nos dio, este fue uno de los más simples y fantásticos,” comenta la madre.

Con esta pregunta, muestras empatía con el niño y haces que se sienta respetado. Reconocer los sentimientos de una persona es señal de disposición a conectar con ella.

También hay que ayudar a los niños a pensar y a averiguar qué ocurre. Cuando le hacemos la pregunta, conseguimos que participen en la solución del problema y por lo tanto, podemos desarmar la rabieta. Además, les ayudamos a desarrollar autosuficiencia y confianza en sí mismos.

Esta pregunta funciona en niños de edad de preescolar ,ya que pueden pensar y evaluar lo que ocurre. Aprenden que los problemas pequeños son fáciles de resolver, los medianos necesitan más tiempo y esfuerzo y los graves, aunque nos parezcan una tontería, debemos hablar más de ellos y ayudarles a entender que no todo va como queremos.

Esta madre dio un ejemplo bastante claro. Una mañana, antes de ir al colegio, su hija quería ponerse sus pantalones favoritos pero estaban sucios. La niña comenzó a quejarse y la madre le preguntó: “¿Es un problema grande, mediano o pequeño?” La pequeña contesto con timidez, “Pequeño”.

Ya sabía que los problemas pequeños tenía fácil solución así que la madre le preguntó cómo se podía solucionar y le dio un tiempo para pensar. La niña dijo que la solución era elegir otros pantalones. Fue a por otros pantalones y la madre la felicitó por resolver el problema por sí misma.

Educar a los niños es muy difícil y no hay una regla mágica para ello. Pero existen algunos trucos que funcionan en algunos casos y que puede ayudar a muchos padres cuando están desesperados y no saben qué hacer.

¿Qué te ha parecido esta curiosa forma de detener la rabieta de los niños?

¡No olvides compartir con tus amigos!