Como limpiar las ollas quemadas: Sólo necesitamos una hoja de aluminio

En muchos casos, incluso un cocinero experto puede cometer el error de quemar una olla. Un inconveniente que se produce cuando un plato se hierve durante demasiado tiempo, cosa que afecta también al sabor de la comida en sí.

La solución más rápida es poner la olla en remojo y limpiarla con una cuchara, pero en muchos casos no tenemos todo este tiempo para asegurarnos de que el remojo sea suficiente.

He aquí un truco para limpiarla bien y volver la olla limpia como si hubiera sido nueva.

Para hacer esto, no se necesitan muchas herramientas, todo lo contrario. Necesitamos simplemente un rollo de aluminio que tenemos que humedecer para permitir su uso con la máxima eficacia.

Quien ha intentado el experimento, ya habrá intentado antes la técnica de la tierra y del extracto de hierba, colocado directamente encima de la superficie incrustada para limpiarla de manera milagrosa.

Por desgracia, el resultado no es de los mejores. Por eso, se ha optado seguir este otro experimento, mucho más sencillo y eficaz.

Método

1. Empezamos cortando un trozo de rollo de aluminio. Con este tenemos que hacer una bola y mojarlo un poco con un jabón lavavajillas. Por lo tanto, se procede a limpiar el interior de la olla.

2. A los pocos segundos, el quemado se quita. Es recomendable llevar un par de guantes, ya que las uñas y las manos pueden ser muy sucias al final del procedimiento. Limpiamos el papel de aluminio y empezamos otra vez. Es necesario también frotar el exterior de la olla para que se vuelva limpia y perfumada.

3. Cada vez que la bola de aluminio empieza a ser demasiado dañada y agrietada, añadimos otra capa adicional de aluminio, y continuamos nuestro trabajo para eliminar el quemado de la olla.

4. Después de haber limpiado la olla para eliminar cualquier residuo, tomamos un trapo. Con este instrumento, simplemente hay que enjuagar y secar la olla para asegurarse de que se quede completamente limpia, hasta alcanzar el máximo del brillo.

5. Después de todas estas operaciones, nos daremos cuenta de inmediato que la olla se ha vuelto como nueva, sin ni siquiera un rastro de suciedad o quemado.

Una verdadera obra de arte hecha en casa. Al cabo de unos minutos, se quitará cualquier rastro de quemado de la olla.

Se requiere esfuerzo y paciencia para asegurarse de que incluso el más pequeño residuo de quemado, finalmente, desaparezca, y que la olla vuelva limpia al 100%.

Pues ¡No hay nada más que hacer que intentar con nosotros!