¡Este antiguo truco para limpiar ollas de tizne y grasas incrustadas te va a encantar!

Hoy día existen tantos fabulosos dispositivos para cocinar, que da gusto estár en la cocina: ollas multipropósito, panificadores, vaporizadores y ollas de guisado con recubrimiento antiadherente y sensores de temperatura. Pero la mayoría de las amas de casa conservan en su arsenal antiguas sartenes, un poco maltratadas por el tiempo de uso, con «cicatrices» de las actividades culinarias en forma de hollín y grasas adheridas.

Lógicamente, en ese estado no son nada atractivas y no inspiran confort en la cocina. Hoy «Hacer Juntos» te contará cómo limpiar las ollas en casa. Hay una manera, que no por antigua, deja de ser actual, y brinda excelentes resultados.

Cómo limpiar la sartén

INGREDIENTES

5 litros de agua

4 cucharadas de bicarbonato de sodio

150 ml de pegamento de silicato

100 g de jabón de lavar

MODO DE APLICACIÓN

1. Toma un cubo o una palangana de metal, no muy grande, agrega el agua y pon al fuego.

2. Mientras que el agua se esté calentando, ralla el jabón en un rallador grueso. Necesitarás medio jabón.

3. Cuando el agua comience a hervir, agrega todos estos ingredientes y revuélvelo bien. Mete la cacerola sucia en el agua, reduce el fuego y déjala que hierva cerca de 1-1,5 horas. Es recomendable abrir la ventana o encender el extractor del aire. En media hora verás cómo el hollín comienza a separarse.

4. Si después del tratamiento la contaminación persiste, debes terminar la limpieza, usando la esponja rugosa hasta quitar totalmente el churre.

5. Cuando la contaminación es poca, basta con hervir la cacerola durante unos 20 minutos, y toda la suciedad desaparece. Para eliminar las manchas grasientas, es suficiente hervirla en esta solución unos 10 minutos.

Esa es una manera maravillosa de regresar a las cacerolas su esplendor anterior. ¡Comparte este excelente consejo con tus amigos en las redes sociales!