Fantástico truco para quitar la grasa de la parilla rápidamente

¡Hola Aprendiz! ¿Estás lista/o para aprender? Muchas veces nos encontramos con algunas superficies que resultan muy difíciles de limpiar.

Una de ellas es la grasa que queda en la parrilla, por tal motivo el día de hoy te enseñare un truco para quitarla.

La buena noticia es que es un truco muy sencillo con resultados fabulosos, así que presta mucha atención y date cuenta de lo que te estoy diciendo. ¿Quieres Saber Más? Quédate hasta el final

Truco que te ayudara a quitar la grasa de la parrilla

Aunque los productos químicos son eficaces, y eso es innegable, hay que tener cierto cuidado con los que utilizamos en los sitios que ponemos la comida.

Es por eso que el truco que hoy os queremos enseñar nos ha gustado tanto, porque nos enseña a limpiar una parrilla de manera fácil, efectiva y sin gastarnos dinero en productos químicos.

Lo más recomendable es un buen mantenimiento pero al final nunca lo cumplimos. Para evitar usar los productos mencionados anteriormente y limpiar nuestra parrilla de forma fácil, efectiva y sin gastarnos mucho dinero.

Queremos enseñaros un truco muy sencillo que nos ha gustado bastante para que siempre tengas tu parrilla limpia y lista para usar.

Sólo necesitaremos:

un poco de aceite

media patata

sal

Como hacerlo:

1. Sobre una superficie colocamos un papel para que la grasa no lo ensucie todo al caer y dos tacos de madera para apoyar nuestra parrilla.

2. Apoyamos nuestra parrilla en los tacos para facilitar el trabajo.

3. Llenamos un tarro con aceite.

4. Con un pincel, impregnamos poco a poco toda la parrilla con aceite, llegando hasta el ultimo rincón.

5. Rociamos sal en toda la parrilla, consiguiendo que se quede pegada gracias al aceite.

6. Cortamos la patata por la mitad y frotamos toda la parrilla hasta que la veamos totalmente limpia.

7. Le damos la vuelta a la parrilla y repetimos el proceso. Limpiaremos con jabón y enjuagaremos. Al finalizar del proceso, tendremos nuestra parrilla limpia y ¡lista para ser usada!

Este fantástico resultado se consigue ya que la sal entra en contacto con el líquido que suelta una patata cruda y genera una especie de exfoliante que, sin realizar un gran esfuerzo, consigue despegar la grasa del metal.