¡Hacer queso fresco en casa es tan fácil que lo harás todas las semanas!

¡Hola Aprendiz! ¿Estás listo para aprender? Si eres un amante del queso, te gusta degustarlo en tus comidas y no puede faltar en tu nevera.

Esto es para ti ya que te diremos como podrás hacer tu propio queso casero en pocos minutos y sin salir de tu casa.

Te aseguro que te sorprenderá lo fácil que es hacerlo y lo harás toda la semana para siempre contar con queso fresco. ¿Quieres Saber Más? Quédate hasta el final.

Hacer Queso En Casa Muy Sencillo

Los ingredientes para realizarlo tu mismo pueden ser conseguidos en el supermercado o abasto más cercano de tu hogar.

Ingredientes:

Un Litro de leche pasteurizada. (Evita la leche de caja o de larga duración, puesto que puede hacer que no cuaje el queso).

Cuarenta y cinco mililitros de jugo de limón, recién exprimido.

Una Pizca de sal.

Puedes elegir los sabores de tu queso, puedes agregarle: ají seco, orégano o pimienta.

Cien gramos de yogur natural.

Dos Cucharadas de nata (crema de leche).

Modo de preparación:

1. En una olla coloca la leche, pon a fuego lento y mezcla hasta que logre hervir. Cuando aparezca unas pequeñas burbujas retira la olla y tápala. Debes dejar reposar durante veinte minutos.

2. Después de dejarla reposar añade el zumo de limón, nata y yogurt, mezcla durante diez minutos sin dejar que entre aire.

3. Debes colocar la mezcla otra vez en la cocina a fuego medio y calienta la leche para que empiece a cortarse, cuando aparezcan los grumos significa que la cuajada se está apartando del suero líquido, en este preciso momento agrega la sal y mezclar bien.

4. Cuela y retira con una cucharilla la mayor cantidad posible de suero y después verte toda la mezcla en el colador con una gasa de pañal o tela de este.

5. Debes colocarlo suspendido para que el suero drene, después de haber realizado este procedimiento añade los sabores de tu preferencia.

6. Cuando se escurra por completo todo el suero, tendrás una pasta un poco más compacta y podrás amasarla para darle forma a tu queso.

Recomendación:

Te recomendamos envolverlo en una bolsa de plástico con cierre hermético y guardar en tu nevera.

Si Te Resultó De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.