Haz tu propio SUAVIZANTE casero y ecológico para la ropa

El suavizante de la ropa es un producto que usamos a menudo. ¿Has probado a fabricarlo en casa?

Te enseñamos un par de “recetas” para que ahorres en suavizante.

SUAVIZANTE CASERO

No renunciaremos jamás a ese dulce olor a limpio y esa textura esponjosa que solo el suavizante sabe dar a nuestra ropa, pero lo cierto es que el precio del detergente y del propio suavizante cada vez están más igualados variando en 2-3 euros el litro más o menos y dependiendo de la marca. Ahí está el dilema.

Por otra parte, en términos medioambientales, el precio es aún más caro: suavizantes con productos químicos cuya composición incluye sustancias tóxicas para el medio ambiente y nocivas para el ser humano provocando entre otras cosas, alergias.

Si todo esto no fuera suficiente para converte, una última cosa: es muy fácil de hacer en casa, no hace falta que seas químico ni que recurras a ingredientes extraños e inalcanzables.

1. VINAGRE

Basta con añadir a un frasco de vinagre, aceites esenciales de tu elección, mezclarlo todo bien durante 1 minuto.

Por 4 litros de vinagre cuenta con 25-30 gotitas de aceites esenciales.

Añade 60ml de esta mezcla al depósito de tu lavadora o directamente en el cesto de la lavadora. Con esta cantidad de suavizante tendrás para más de 60 lavados.

El vinagre es un elemento recurrente ya que funciona como suavizante y ablanda los tejidos, los aceites esenciales no son necesarios, pero le darán un olor mucho más agradable y natural.

El vinagre blanco se utiliza también para fabricar el producto para limpiar la vajilla.

2. SAL

Las mejores sales para este uso en concreto son las sales Epsom, compuestas de soIfato de magnesio. Se llaman así por la localidad inglesa en la que fueron aisladas por primera. Se pueden encontrar en farmacias o por internet. También puedes usar como alternativa, la sal gorda.

Mezcla 500g de sal con 20-30 gotitas de aceites esenciales añadiendo poco a poco hasta que se absorban por completo. A continuación, añade 125g de bicarbonato de sodio y mezcla todo bien. Añade 2-3 cucharadas de la mezcla en el ciclo de enjuague y conserva el resto en un frasco.

La sal gorda es un ingrediente corriente que solemos tener en casa. No te pierdas nuestro

3. BICARBONATO DE SODIO

Mezcla en un frasco o bote grande 500ml de agua caliente con 250g de bicarbonato de sodio.

Añade a la solución 250ml de vinagre blanco poco a poco ya que la unión de ambos elementos provocará un efecto efervescente. Por último, añade 25-30 gotas de aceites esenciales.

Es cierto que sustancias básicas y ácidas como el bicarbonato y el vinagre reaccionan y se anulan en cierto modo, pero eso no significa que sean menos eficaces. El suavizante que obtenemos de esta mezcla dará buen resultado.

En este caso, usa 60ml de suavizante por lavado en el ciclo de enjuague.

¿Buscas nuevos usos para el bicarbonato?

4. SUAVIZANTE PARA EL CABELLO O MASCARILLA

Un suavizante casero se puede preparar perfectamente mezclando 750ml de vinagre, 500ml de suavizante para el pelo y 1,5 l de agua caliente. En este caso, la preparación es completamente natural y eficaz ya que la mascarilla o el suavizante para el cabello ablandan las fibras de los tejidos.

Usa esta mezcla con las mismas cantidades que las ideas anteriores: 60ml por lavado.

OTRAS IDEAS

Para terminar, un par de recomendaciones: no mezcles la lejía con el vinagre porque el resultado será tóxico y no uses tampoco vinagres que no sean el vinagre blanco ya que de lo contrario dejarán mancha. (Imagínate solo por un segundo cuando cae una gota de vinagre balsámico, como lo deja todo…)

Esperamos que este artículo te sea de gran utilidad y que te ayuda a ahorrar un poco.