La depresión y la ansiedad son signos de lucha, no de debilidad. ¡Conoce las razones!.

¡Hola! La depresión y la ansiedad son señales de que no se están cumpliendo las necesidades claves y no son signos de debilidad. Presta mucha atención y date cuenta porque lo digo.

Conoce Las Razones Sobre La Depresión Y La Ansiedad

La depresión y la ansiedad no son sinónimos de debilidad. Tampoco son el resultado de una elección personal. No podemos decidir si queremos o no que estas enfermedades mentales nos acompañen.

Los sentimientos negativos como la depresión y la ansiedad funcionan de la misma manera, podríamos decir que son signos de luchar con adversidades o situaciones personales incómodas y dolorosas, pérdidas, malas experiencias e incertidumbre.

La depresión y la ansiedad son, para la gran mayoría de los casos, señales emocionales de que la propia salud psicológica no es ideal y que las necesidades psicosociales o relacionales no se están cumpliendo.

De hecho, el primer lugar que miro cuando veo depresión y ansiedad es la necesidad de valor relacional. Como seres profundamente relacionales, los humanos tenemos necesidades de valor relacional en las siguientes áreas:

Familia

Compañeros y amistades

Parejas románticas

Identidad grupal, ocupacional y social

También existe la relación que tienen consigo mismos y la medida en que se sienten orgullosos y se aceptan a sí mismos (o al revés).

La depresión es una forma en que el sistema emocional señala que las cosas no funcionan y que no se están cumpliendo las necesidades relacionales.

Si tiene poco valor relacional en los dominios clave de la familia, los amigos, los amantes, el grupo y el yo, sentirse deprimido en este contexto es EXACTAMENTE como sentir dolor en un brazo roto.

Vale la pena señalar que, dada la estructura actual de la sociedad, la depresión a menudo sirve para no ayudar a reiniciar el sistema y obtener apoyo social, sino que contribuye a un mayor aislamiento del individuo.

Lo que crea una espiral desagradable y viciosa de cerrar, hacer menos, sentirse más aislado, volverse contra sí mismo y, por lo tanto, deprimirse aún más.

Como tal, los síntomas depresivos a menudo contribuyen al problema, y ​​la gente sufre de Síndromes de Afecto Negativo, donde los estados de ánimo extremadamente negativos son definitivamente parte del problema.

Todo el mundo debe tener claro, en primer lugar, que la ansiedad y la depresión son síntomas de necesidades y amenazas psicosociales. Son signos que nos ayuda a luchar contra cualquier situación.

En otras palabras, no podemos dejar que el tiempo nos cure porque nos arriesgamos a que no lo haga.

Es crucial que sigamos los pasos más importantes en el proceso: pedir apoyo psicológico para equilibrar nuestro estado emocional y “curar” nuestros pensamientos.

Gracias por visitarnos 🙂