Mi perro no es mi hijo, pero yo, SI soy su madre una reflexión que debes leer.

¡Hola! ¿Amas a tu mascota? El día de hoy te mostramos una maravillosa reflexión que todos los dueños de perros deben tener presentes. No dejes de leerla así que presta mucha atención.

Los perros ofrecen cariño, afecto, lealtad sin límites logrando integrase a la familia formando parte de ella, por esta razón muchas personas tratan a su perro de una manera muy especial que no todos pueden entender. ¿Quieres saber más? Sigue con nosotros hasta el final.

Mi Perro No Es Mi Hijo, Pero Yo, SI Soy Su Madre Una Reflexión Que Debes Leer.

Los perros son animales domésticos que pueden convivir con nosotros, ayudando a otras personas con algunas discapacidades, además nos colaboran como cuidadores de nuestra casa.

Pero si analizamos con más profundidad el perro tiene mucho potencial estando junto con las personas, por ejemplo cuando suceden catástrofes ayuda en salvar vidas humanas junto con el personal de protección civil y bomberos en el rescate.

En otros casos ayuda aquella personas que están discapacitada, que tienen enfermedades graves, niños autistas, personas deprimidas.

De alguna manera los perros siente motivación en ayudarnos es innata basta con que ellos intuyan que la persona está en problemas. Definitivamente los perros mejoran nuestra salud, mental y física, según estudios realizados.

Por esta razón te invitamos a que leas esta reflexión de una persona que ama a su perro:

Estoy cansada de oír a la gente decir: que tratas a tu perro como si lo fuera.

Estoy clara que no es mi hijo pero es mi perro.

Tengo un perro que me hechiza y comparándolo con un hijo jamás será mayor de edad a nivel mental, no me preocupa que se ira de la casa, no me cuidará cuando este vieja.

Nunca será autónomo ni autosuficiente porque constantemente va a necesitarme para alimentarse y beber, o pasear para ejercitarse.

Nunca será un adolecente porque no escuchare las frases típicas como: tu no me entiendes, aunque sé que jamás escuchare palabras como: te amo, gracias o te necesito.

En contraste de un hijo nunca veré una parte de mí porque no tiene ningún carácter hereditario.

Yo podré ver a mi perro crecer y envejecer. No solo seré quien lo cuide, también seré quien lo vera irse para siempre.

Sencillamente este será nuestro camino.

Obviamente mi perro es un animal, no es una persona y mucho menos mi hijo. A pesar de esto, sí, me considero su madre.

¿Irónico? ¿Cómo es posible? Debe quedar bien claro lo que es un hijo, pero… una madre? ¿Qué crees que es ser madre?

Una madre es esa persona extraordinaria que se consagra por sus hijos que tiene cura y que cambia su vida por la prosperidad de su familia. Una madre mima, educa y ama es un ser incondicional.

Por esta razón, mi perro no es mi hijo, pero yo sí, soy su madre. Porque soy todo lo que tiene, soy su líder de la manada. Para él soy parte de su familia.

Lamento mucho aquellas por aquellas personas que no pueden entenderlo, que nunca sabrán lo que significa sentir amor por un perro que no habla, que no madurará como un humano.

Jamás podrán entender cuando veo esa mirada donde mi perro me dice todo.

Mi perro no es mi hijo pero yo soy su madre y tiene una vida sana llena y feliz. Para él soy su todo.

Madres e hijo es un vínculo natural inigualable. Sin embargo la conexión con un animal no lo es y no todo puede vivir esta sensación tan maravillosa

Gracias por visitarnos 🙂

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…