Mira lo que le SUCEDE A TU CUERPO cuando COCINAS con OLLAS DE ALUMINIO

Diversos estudios nos alertan sobre los posibles riesgos de intoxicación con metal

Cuando adquirimos nuevas ollas y sartenes, nos fijamos normalmente en el tamaño, la forma y el precio, sin detenernos a pensar en los materiales de los que están hechas. Además, con el paso del tiempo estos instrumentos de cocina comienzan a averiarse u oxidarse, lo cual puede volverlos mucho más peligrosos para la salud. ¿Quieres saber lo que estos materiales pueden hacer a tu organismo? A continuación te explicamos los posibles riesgos que encontramos en algunas baterías de cocina.

EL ALUMINIO EN LA COCINA

Diversos estudios han demostrado que el metal más peligroso para usar en la cocina es el aluminio. Esto se debe a que, cuando se calienta a temperaturas muy altas, desprende una sustancia llamada bióxido de alumen, que a su vez entra en contacto con el agua caliente y se transforma en hidróxido de alumen. Esta sustancia interfiere con la absorción de hierro en el cuerpo y a largo plazo puede provocar anemia. Además, el aluminio puede reemplazar el calcio de los huesos fragilisándolos. Recientes estudios demuestrán también que puede existir una relación estrecha entre la intoxicación con aluminio y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

OTROS METALES

El acero inoxidable está compuesto de distintos metales, como son el níquel y el cromo. El níquel es un metal muy tóxico, y se cree que puede estar asociado a enfermedades como el cáncer. Por otro lado, el cromo puede generar úlceras, dermatitis y asma bronquial.

El teflón, que se utiliza para revestir ollas y sartenes, puede descomponerse y volverse tóxico si se calienta a más de 250° C. Uno de sus efectos nocivos es que puede causar infertilidad en la mujer o mutaciones en próstata e hígado.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Para prevenir los posibles afectos de una intoxicación con metales, te recomendamos reemplazar tus ollas y utensilios de aluminio o acero inoxidable por otros en barro, silicona, madera, vidrio y titanio.

Recuerda también que debes cambiar tus utensilios de cocina si estos están rotos, quemados, presentan abolladuras o tienen una superficie irregular. En el caso del teflón, si éste ha comenzado a desprenderse, es mejor deshacerse de la sartén.

Y recuerda, siempre que compres utensilios nuevos, lee con atención la etiqueta para evitar comprar productos que puedan ser tóxicos.