No necesitas un plomero para resolver el problema de las tuberías obstruidas. ¡Esto es lo mejor!

¿Has notado que cada casa tiene su propio olor? ¡Qué agradable, cuando el apartamento huele a pastel de manzana recién horneado, o a flores de primavera! Pero… ¿Si en vez de eso, la cocina o el baño comenzaran a apestar a cloaca? Esta es la primera señal de que las tuberías están obstruidas y necesitan urgentemente ser limpiadas.

Existen miles de métodos para combatir la obstrucción. Puedes llamar a un fontanero, utilizar medios químicos, o intentar corregir el problema con la ayuda de un cable o de un émbolo… ¡No obstante, la propuesta de hoy te puede ayudar rápidamente, y es muy eficaz!

Cómo limpiar la obstrucción en la tubería

NECESITARÁS

2 tabletas de «Alka-Seltzer»

1 cucharada de vinagre

APLICACIÓN

1. Pon las 2 tabletas de «Alka-Seltzer» en el drenaje.

2. Vierte el vinagre por el agujero, y déjalo actuar durante 2 minutos. Después de eso, cierra herméticamente el agujero.

3. Abre el grifo del agua caliente, para que empuje la suciedad disuelta. Esta herramienta no sólo eliminará la tupición, sino que también eliminará el mal olor.

Podrías utilizar otros medios más agresivos, de los que abundan en los estantes de las tiendas. Sin embargo, recuerda los daños que estos productos químicos te pueden causar a ti, a tus seres queridos y al ambiente, en general. Además, los especialistas recomiendan utilizar lo menos posible estos productos, debido a que corroen los sellos, provocando salideros.

Para evitar estos procedimientos, es mejor mantener en buen estado las cañerías. Después de todo, es mejor prevenir que curar, ¿no?

PREVENCIÓN DE LAS TUPICIONES

1. Hierve agua en una caldera, y viértela por el desagüe del fregadero de la cocina. Hazlo cada dos días. El agua caliente disuelve la grasa que se adhiere a las paredes de los tubos, y evita la obstrucción del fregadero.

2. Instala un dispositivo de protección, una malla. Los restos de comida, la basura, el cabello, etc., se retienen en esta protección y no caen por el desagüe.

3. Echa periódicamente unas cucharadas de sal gruesa en el fregadero, y seguidamente viértele agua hirviendo. También puedes utilizar bicarbonato de sodio y vinagre.

4. Controla que los baños y lavabos no se obstruyan con cabello, porque estos no se disuelven con las sustancias químicas.

Estos trucos domésticos pueden ser de gran utilidad para cualquier ama de casa. ¡No dudes en ponerlos en práctica! Comparte este método nuevo con tus amigos, para que sus hogares siempre huelan a gloria.