Suave y cremoso cheesecake de tiramisú…¡el postre perfecto!

Nuestros dos amores juntos en una misma receta, sólo para ti.
¿Eres fan del cheesecake y crees que ya lo has probajo bajo todas sus formas? Pues entonces probablemente no conozcas aún el cheesecake de tiramisú, ¡un postre delicioso que combina dos de nuestras recetas favoritas! De consistencia más firme, es el postre ideal para llevar a una fiesta, ya que no necesitarás más que un molde de tarta tradicional, se conserva mejor a temperatura ambiente sin perder nada de su sabor. Así que, ¡no esperes más y déjate sorprender!

Ingredientes

Para la base

200g de soletas (galleta para tiramisú)

100g de mantequilla

taza de café

Para el cheesecake

250g de mascarpone (puedes sustituirlo por queso crema)

250 ml de nata para montar

80g de leche condensada

8g de grenetina (o 2 hojas de gelatina)

soletas y café para el centro

Para la decoración

cacao en polvo

soletas (opcional)

Preparación

1. Para hacer la base, tritura a mano las soletas y ponlas en un tazón.

2. Derrite la mantequilla en el microondas, y añade.

3. Vierte poco a poco el café en el tazón y mezcla para mojar completamente las galletas.

4. Vierte en un molde para tarta y aplana con una cuchara para formar la base. Reserva en el refrigerador. Mientras tanto, hidrata las hojas de gelatina o disuelve la grenetina en un poco de agua caliente.

5. A continuación mézclala con un poco de nata para montar.

6. En un tazón aparte monta la nata con la batidora eléctrica. Ve agregando poco a poco la nata con gelatina y la leche condensada sin dejar de batir.

7. Finalmente incorpora el queso mascarpone y revuelve con una espátula o cuchara de madera de abajo hacia arriba para que la mezcla no pierda volumen.

8. A continuación vierte la mitad de la mezcla en el molde. Toma algunas soletas, remójalas rápidamente en el café para que no se rompan y forma con ellas una capa.

9. Agrega el resto de chessecake y aplana la superficie con el inverso de una cuchara. Reserva en el refrigerador durante al menos 4 horas. Al momento de servir, retira del molde con cuidado y espolvorea la superficie con cacao. También puedes decorar los costados con el restante de soletas.